miércoles, 31 de enero de 2018

RESEÑA: Educar con Corazón - Jose María Toro

¡HOLA A TODOS Y A TODAS! ¡FELIZ MIÉRCOLES!
                                                                                                                                                          
Hoy os traemos la reseña de uno de esos libros que nos encantó y nos emocionó a partes iguales. No es un libro para niños, todo lo contrario. Un libro para adultos, para maestros y maestras... ¡Nos encanta! ¿Queréis conocerlo?



FICHA TÉCNICA:
Título: Educar con Co-razón
Autora: José María Toro
Editorial: Desclée de Brouwer
Páginas: 296
Encuadernación: Tapa blanda 
ISBN: 978-84-227-1942-2

Educar con “Co-razón”, es un libro a través del cual su autor, José María Toro, trata de transmitir todas aquellas vivencias y experiencias que surgieron en su desempeño como profesor de un grupo de niños y niñas desde 1º hasta 5º de primaria. Todo esto es plasmado en este libro gracias a aquellas notas, esquemas, reflexiones, comentarios y diarios de clase que fue escribiendo durante el transcurso de todos esos años.

Podemos apreciar que la ficción no está presente en este libro, ya que lo que conseguimos encontrar en él, son aquellas experiencias de vida que el autor tuvo en un aula de educación primaria. Pero nos da la posibilidad de vivir la experiencia de ese profesor a través de su relato: ponernos en su lugar, o emocionarnos con las situaciones que se dieron en el aula. 


Va dirigido tanto a maestros, padres, organizaciones, o agentes implicados en la educación no formal, ya que aunque nació en el seno de la educación formal, puede llegar a alcanzar a otros contextos y aportar en diversas situaciones educativas.

El libro consta de un total de nueve capítulos. Es misión de cada capítulo tratar aquellas vivencias y experiencias que sucedían en el aula a través de una serie de temas: El co-razón, el acontecimiento y el encuentro, la presencia, el cuerpo, la educación emocional, lentificación, silencio y paciencia, el trabajo y el juego, la celebración y el descanso, o el conflicto como espacio y momento para el aprendizaje. A través de esta serie de puntos, nos adentramos en la manera en que se abordaron las distintas situaciones que se desencadenaron en el aula, aquellos aprendizajes que se sacaron, o que aspectos fueron importantes en esos momentos. Podemos apreciar que mejoras y beneficios trajeron consigo las distintas actuaciones, como calaba en los niños la forma de trabajar del maestro y las experiencias que les planteaba para sentir, pensar, o emocionarse. Por lo que podemos decir que se recogen los elementos básicos que conformaron la experiencia que surgió a raíz de una propuesta didáctica que lo que pretendía era el acercamiento al niño y planteaba un modo bastante peculiar de vivir lo cotidiano en la escuela. Es la oportunidad de acercarnos a una visión que no pretende ser modelo de nadie, sino mostrar otra manera de abordar las situaciones de aula, así como compartir y contagiar. Para finalizar, cuenta con un epílogo bajo el título “Fuimos felices aprendiendo” en el que se recogen dos textos: un fragmento de uno de sus libros, y otro una carta muy especial que escribió a sus alumnos a modo de despedida.
A lo largo del transcurso del libro, podemos apreciar como el autor refleja con gran claridad y cercanía, todo aquello que vivió durante cinco años con su alumnado. Nos hace partícipes de las enseñanzas que él encontró durante todo ese tiempo narrando las situaciones que se desencadenaron en el aula. Nos hace encontrarnos dentro de las mismas, dando la oportunidad de viajar a través de nuestra imaginación y de esas descripciones con numerosos detalles para ver lo que ocurría en cada momento. Esto puede ser un punto fuerte del libro, ya que nos hace vivirlo de manera más intensa. Su sencillez en el vocabulario, lo hace accesible para todo tipo de público, ya que son muchos los libros de pedagogía en los que el vocabulario utilizado es mucho más técnico, provocando que no todo el mundo sienta interés por el mismo, por lo que considero que respecto a este punto José María Toro cumple perfectamente con el lector, haciendo frente al objetivo principal del libro.

Realmente, la información que se ofrece en libro es bastante interesante, pero quizás no sea nada nuevo. Puede que la mayoría de las cosas que en él aparecen, sean conocidas por la mayoría de lectores que nos adentramos entre sus páginas, pero su nuevo enfoque hace que esto sea un punto fuerte a la hora de su lectura. Trata de convertir algo que a simple vista podría parecer un aspecto negativo, como es el conocimiento que el lector puede tener en relación a los distintos temas, en algo novedoso y alejado de cualquier visión que hasta ese momento se pueda tener.

Por otro lado, me ha parecido un punto totalmente a favor que se trate el tema de lo emocional, y que se le da la importancia que realmente merece, porque creo que tiene un papel fundamental en la educación y en el desarrollo de los niños y por regla general las escuelas no trabajan con ello. Todo lo emocional cuesta que tenga cabida dentro de las aulas, y me parece súper interesante esta manera de trabajar. Del mismo modo, me ha gustado mucho el capítulo de La presencia. Me ha marcado, y aunque tal y como he dicho anteriormente no llega a aportar una información novedosa, sí que te da otra visión bonita de trabajar, y veo muy positivo que haya compartido en el libro el Ejercicio – Experiencia de “El cuerpo como lugar de presencia”. Asimismo, creo que le da importancia a cosas cotidianas que no todo el mundo es capaz de “soportar” dentro del aula.  El trabajar con el humor es algo que yo en mis años escolares no he tenido la oportunidad con casi ningún maestro o maestra. Hay quien si lo potencia, pero son una gran minoría. Entonces me ha resultado gratificante que alguien le dé su importancia, y que se empiece a reclamar su presencia dentro de las aulas escolares.
Por lo contrario, sí que he visto que había momentos en que me faltaba algo más, y con algo más me refiero a una actividad o ejemplo de la puesta en marcha de algunos de los temas. Aunque hay puntos en los que da ejemplos, en otros sitios te surge la necesidad de ver cómo trabaja esa persona, por lo que algo más específico y no tan general hubiera sido algo que yo hubiera visto como muy positivo. No se siente la necesidad de un sinfín de actividades pero sí de algunas que puedan orientarte a la hora de poner en marcha lo que en el libro se plantea. Es lo único que yo he encontrado desde mi punto de vista más flojo. 
Educar con “Co-razón” es un libro que para mí significa mucho. No es la primera vez que he tenido la oportunidad de leerlo, ya que fue un regalo que mi madre me hizo hace ya algunos años, incluso antes de comenzar  la carrera. Desde la primera vez que lo leí me hizo emocionarme, pero desde una visión de espectadora, pues en aquel momento aún no había tenido la oportunidad de vivir un periodo en centros de educación infantil. A mí personalmente me ha fascinado la manera que José María tiene de plasmar sus vivencias, ya que lo considero todo un acto lleno de amor. Me parece absolutamente impresionante ese momento en el que destaca que “En las escuelas hay mucha más “cabeza” que “corazón”, mucha más “mente” que “cuerpo”, mucha más “ciencia” que “arte”, mucho más “trabajo” que “vida”, muchos más “ejercicios” que “experiencias”... mucha más pesadumbre y aburrimiento que alegría y entusiasmo.” Porque creo que no hay mejor manera de expresar lo que muchos hemos tenido la oportunidad de vivir tanto en nuestra larga trayectoria como alumnos y viceversa., y resumiendo que su libro trata precisamente de eso, de revolucionar la escuela y darle una vuelta de tuerca para que todo esto tenga cabida en nuestras aulas. 
Yo personalmente lo recomiendo mucho. Espero que os haya gustado esta reseña, y nos leemos pronto. Como ya sabéis os mando muchos, muchos, muchos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario